Hay en la vida muchas cosas que poco a poco nos consumen sin darnos cuenta. Dejamos que nos controlen, sin saber qué hacer, nos quedamos esperando por una ayuda, algo o alguien que nos extienda la mano o nos diga por donde caminar. Cansados de caer todo el tiempo, pensando que todo lo que hacemos nunca es para bien, porque siempre nos sale como no planeamos. En el amor, la profesión, en lo  familiar. Sin darnos cuenta, que está en nosotros, en ti, en mí, dar el primer paso y no dejarnos tropezar con la misma piedra una vez más. Es difícil, lo sé, pero nada imposible.  En ocasiones tomas más tiempo unas cosas que otras pero todo tiene su porque en la vida, no crees.

Quiero tenderte la mano amigo(a) , decirte que estoy aquí, junto a ti. Consciente de lo que te sucede, que has caído más de mil veces, pero sigo aquí, porque creo en ti, porque no tengo porque retírame, cuando más me necesitas, cuando el dolor no te deja vivir. No puedo decirte, que no dejare que tropieces de nuevo, ya que te estuviera mintiendo, pero si tú caes yo caeré contigo, y si lloras yo estaré ahí, a tu lado, llorando con más fuerzas, para que no sientas tanto dolor. Y si no lo hago, es porque no soy un verdadero amigo(a).  Suena cruel, el tenerte que dejar caer, pero así es que podemos vivir en esta vida, así es que uno crece, pero lo importante, siempre me tendrás a tu lado, sin importar lo que pase, ya que te considero, un(a) estupendo (a)  amigo(a). Así  como algún día tu estuviste cuando te necesite, ahora yo estaré,  aquí contigo.

 

Así es la vida, dura, en ocasiones difícil y sin salida, pero nunca estaremos solos. Sin darnos cuenta siempre abra algún a nuestro lado,  que nos tiende su mano.  Que nos acompaña en los momentos más débiles,  sin esperarlo, eso que le llamamos amigos. A los que rechazamos y los echamos a un lado,  pero siempre están ahí, cuando el mundo entero nos da la espalda. Eso es un verdadero amigo.

 

Advertisements