Quiera escribir pero mi mente ya no piensa en nada, ni tan siquiera en ti, mi mente está en blanco y no sé qué decir.  Perdona si con esas pequeñas palabras tu corazón herí, pero no fue mi intensión, lastimarte así. Te olvidaste de mí, y yo sigo aquí como pendeja pensado en ti. Si pensando, en ti, aunque trate de negarlo. Pero de que vale seguir así, si nunca junto a ti seré feliz.  Como siempre me sucede, me ilusiono de la persona menos indicada, eso es algo que corre por mis venas y no puedo hacer mas nada. Solo resignarme con la realidad.

Viviendo en nostalgias, en esperanzas. Pensado si algún día, las cosas cambiaran, que es lo primero que vinieras y me dijeras.

Nostalgia, quizás, no sé. Esperanza, si. De que me extrañes y a mi lado quieras volver. De que me quieras, como muchas veces soñé. Y aquí me encuentro, en mi cuarto callada, para que nadie sepas que aun pienso en  ti, te extraño y lo mucho que te necesito aquí. Callando todo, cuando en realidad quisiera gritarlo.  En estas cuatro paredes, que guardan mi más preciado secreto, de tenerte a mi lado otra vez, conversando de deseos y sueños, que los dos tenemos y tanto anhelamos.

Advertisements