Una sombra es la que me acompaña, pero me reclama, me reclama cosas del pasado, me reclama mi presente y al final, me suplica que no lo haga. Sin embargo, me quedo aquí pensando; ¿por que tiene que ser ella? ¿por que ella me reclama? como si fuera incapaz de tomar una desicion por mi sola. No me suelta. Solo me reclama, me dice que piense bien lo que quiero hacer, porque tengo yo la culpa. Que por eso es que estas sola, me comenta. Que no temas, ella esta aqui y no me abandona. Entonces decido pegar una grito, a ver si alguien me escucha, si alguien viniera para darme ayuda. Pero nadie me ve, nadie me escucha, solo estoy yo y esta sombra. Miro a todas partes y no veo nada, solo se que la escucho, pero ni siquiera la logro sentir. Me atrevo, perdiendo un poco el miedo, a reclamar le yo a ella, que es lo ¿que de mi desea? ¿que es lo que de mi espera?

Sin embargo no me responde nada y por uno momentos se queda callada. De repente me dice date la espalda y me veras. Con miedo y ansias por saber quien realmente eras, me volteo y solo veo un espejo. Me quedo sin palabras, porque no entiendo lo que pasa y ella solo me responde, “yo soy ella, esa niña, esa mujer que ves hay” . Esa eres tu y te estoy ayudando a que tomes una buena decisión en tu vida, ya que nunca, dentro de ti me escuchas. Me tengo que aparecer en sombras, para que entiendas que jamas te he abandonado, ya que por nada del mundo andas sola, porque te tienes a tu misma.

Advertisements