El entrar al museo de Arte en Ponce, sientes un ambiente tranquilo, pero a la vez controlado. Sin embargo, luego de remodelación realizada en el museo, este en mi opinión se ve más decente  y mucho más elegante.  El cambio que le han hecho  ha sido, un cambio excelente, en el cual me gustaría poder regresar algún día.  Es impresionante la distinta obra que rodea el museo de Arte, y la variedad de colecciones que obtiene.  Podríamos decir que el tema que más se enfoca en este museo, el tema del renacimiento.  Sin embargo, colocan las obras, dependiendo de la colección a que esta pertenezca. Como también, le dejan suficiente espacio entre cada obra, para que de esta manera el público pueda observar la obra con mas delicadeza.

Mientras iba realizando mi recorrido por el museo, me di cuenta de que obtenían la obra que desde pequeña  me ha llamado a la atención, titulada Sol ardiente de Junio que  fue creada por Lord Leighton Frederick en 1895. El tema que Lord Frederick presenta en esta obra es el descanso, tranquilidad, y para mí el sueño de nuca acabar.

 

 

        Me impresiona tanto las técnicas que Frederick utiliza en esta obra, ya que te hace sentir lo que está plasmado en la pintura. Como mencione anteriormente esa tranquilidad, ese sueño profundo que te aleja de la realidad, para entrar a un mundo que solo vive en tu imaginación y subconsciente. Podemos observar las técnicas en el vestido de la mujer y la luz que se refleja en el paisaje inferior de la obra. La forma que el logra que la dama se vea tan calmada y delicada en la pintura. Siendo esta una obra hecha en oleo sobre tela con un tamaño de 46 7/8 x 46 7/8 (119.1 x 119.1 cm). Las líneas utilizadas en esta pintura son rectas, curvas, gruesas y finas. El tipo de formas seria orgánica y los colores que más se pueden distinguir son: el marón, rojo, anaranjado, crema, azul claro, verde, amarillo claro y oscuro. Y los que más predominan son las distintas tonalidades del color marón y el anaranjado. La obra de Lord Frederick, se puede decir que es una textura visual, además de real y lisa, en la que a la vez  aunque no se puede tocar o sentir, podemos ver como esa suavidad que se plasma en la pintura. Entiendo que al autor presentar este tipo de suavidad, quiso representar la calma que sentía esta dama en esos momentos. Tratando de que el espectador perciba ese sentimiento.  Es una obra clara, en la que no representa mucho contraste en la pintura, ya que la obra  refleja que la luz parece venir de la parte inferior de esta además de estar sobre la mujer.  En primer instante, el espectador puede ver como si fuese un espacio cerrado, pero luego que observas detalladamente la obra, te das cuenta de que es una obra totalmente en espacio abierto. Adicional a eso el espacio de esta obra representa ser liviano y airoso. Aparenta  estar en profundidad, por el mar.

Pienso que en esta obra Frederick tuvo que haber comenzado dibujando a la mujer para luego rellenar el resto del cuadro en la pintura. Se puede ver el balcón de una casa en donde el punto principal, sería una mujer  con un vestido anaranjado claro, recostada en el sofá de su casa cogiendo una pequeña  siesta, en la cual la rodea unas sabanas marones y rojas.  Como segundo plano se observa la vista al mar que esta a espaldas de la dama. Como si esta viviera frente al mar, y tuviera esta estupenda vista. Estaba como mencione anteriormente se puede observar que está situada frente al mar pero puede ser que cuando la observe un espectador, se sienta en un pasaje o en otro lugar que lo lleve a la tranquilidad. Podríamos decir que esta obra no tiene suficiente balance, el énfasis en la obra seria la mujer, en mi opinión no tiene ningún ritmo ni movimiento, ya que esta la dama descansado,  en otras palabras podríamos señalar que está totalmente quieta.  Podemos mencionar que la unidad no se ve claramente en esta obra pero se sabe que cada pintura tiene algún tipo de unida. En el aspecto de la proporción me sucede lo mismo, siento  que no existe ningún tipo de proporción en esta pintura o puede ser que no la vea.

El punto que más me atrajo en la obra fue el color que el pintor utiliza en el vestido de  la mujer, sin embargo también la paz que tiene y el sueño profundo que tiene la dama en la pintura. No entiendo, porque cuando observo esta obra de Lord Frederick, me imagino como si yo estuviese ahí, o como si yo fuese la chica acostada en ese sofá. Adicional a eso, me impresiono mucho el juego de color que el utiliza para que el mar se vea con ese tono tan real  de sol en el mismo entro del mar y  como se ve el mar de tranquilo en la parte inferior de esta.

En mi opinión, esta obra es espectacular, quien no desea tener esa tranquilidad que presentan en la obra. Estar en ese sueño profundo donde nada me moleste, y olvidando el mundo que nos rodea. Es como estar en unas vacaciones que no tienen final, algo perfecto e inolvidable.  Los colores me encantan tan vivos, tan llenos de vida. Es una mescla perfecta, coger una siesta frente al mar, dejando que el sol te arrope con su calor. Entiendo la técnica manual que Lord Frederick nos trata de enseñar con su obra, y pienso que domina bastante su técnica. El tema está bastante claro, bueno para mí, hace que el espectador disfrute y entienda lo que nos trata de presentar  con cada detalle de esta.  Después de haber, estudiado esta obra detalladamente, me gustaría saber más de sus obras, ya que si con esta obra me identifico tanto,  y además la puedo observar en todos lados, creo que su colección es un éxito. Curiosamente, podemos ver que esta pintura, siempre está en oficinas, casas, en algunos apartamentos etcétera, pero es que representa tanta tranquilidad y paz que en ocasiones, es eso lo que queremos traer a nuestros trabajos y hogares. Esta obra es un buen ejemplo de eso.

Advertisements