Estoy  súper feliz, por fin llegue a mi nueva casa. Todo está listo para mi llegada, todo como yo soñaba  y anhelaba, todo perfecto. Aunque el vuelo no fue como me lo esperaba, pero por lo menos llegue a casa sana y salva. Mis familiares están tan contentos por mi llegada, quien pensaría que tanto me extrañaban, pero quien no si hace más de seis años que no veían a esa niña que ahora es todo una dama.

He crecido mucho dicen.  Que mucho he cambiado comentan, que bella me encuentran y se ven tan llenos de alegría, que hasta a mi me hace sentir distinta, claro en el buen sentido y positivamente. Es una sensación tan diferente, que no  como cuando me enamoro pero parecida. Es cómico  que hasta ya puedo dormir tranquila, en ocasiones me ha dando hasta hambre de lo contenta que me encuentro, pues estoy rodeada de mi querida familia, que hace tiempo ni veía.

Estoy tranquila estoy feliz y lo más importante es que estoy orgullosa de mi, ya que paso a paso he logrado todo lo que en algún momento de mi vida desee.