Estoy decepcionada, avergonzada, destruida pensando que todo cambiaria. Que el vivir junto a ti, sería lo mejor. Pensando que habías cambiado que no serias igual que en el pasado. Sin embargo me has avergonzado, sigues igual que antes sin cambiar, ni siquiera ni un poco, ni siquiera porque estoy  a tu lado. Hora como quieres que sienta orgullo de mi padre si lo que has logrado es avergonzarme y decepcionarme.

Sigues bebiendo, metiéndote cosas que te queman las neuronas dejando el valor de la vida a un lado para meterte basuras que no valen la pena. Si eso es lo que deseas hacer, pues puedes continuar así, pero no  piense que voy a estar feliz con lo que te has convertido.

Pensando que venir aquí, te había cambiado. Que te habías convertido en una mejor persona, hecha y derecha. Donde habías dejado todo esa basura y comenzaste de cero , ya que querías mejorar la persona que un pasado eras.

Ahora que puedo hacer, con que cara debo de verte, si en parte siento decepción de ti y no sé ni siquiera que pasar de lo que acabo de ver. Sigues siendo igual, y todo lo que quisiera decirte lo debo de callar ya que aunque hable contigo mil veces nunca escucharas lo consejos que te suelo dar. No estoy diciendo que nunca perderé la fe de que algún día cambies porque se que no estoy bregando  con un niño sino con un adulto.